Dientes amarillos, causas y tratamientos

dientes amarillos causas y tratamientos

Los dientes amarillos son uno de los principales motivos de visita al dentista. Todos queremos lucir unos dientes blancos y unas sonrisas radiantes. A veces incluso ese deseo puede convertirse en una obsesión.

Aunque hay que tener claro que los dientes no son de un color blanco puro. En realidad, su color y brillo depende del esmalte y la dentina.

El esmalte es la capa externa del diente. Es muy duro y tiene un color blanquecino transparente, es lo que proporciona brillo al diente y aspecto de juventud. La dentina, por su parte, es la capa que está debajo del esmalte y es la que da color al diente.

En función de su grosor y calidad es más o menos amarillenta. Si el esmalte es grueso y está muy mineralizado los dientes se ven más blancos. Pero si no suele predominar el color de la dentina, que se refleja a través del esmalte.

Dientes amarillos, factores que los provocan

dientes amarillos higiene oral con ortodoncia

Pero una cosa es tener los dientes ligeramente amarillos debido a una prevalencia del color de la dentina y otra es tenerlos amarillentos debido a diversos factores, tanto internos como externos.

Es en este caso cuando debes acudir a tu odontólogo, para que analicen el origen de ese color en tus dientes y te digan cuál es el tratamiento más adecuado para que vuelvan a su color natural. Y ¿cuáles son esas causas?

  • Genética. La carga genética tiene mucho que decir en el color de los dientes, al igual que ocurre con el color de los ojos, del pelo… Además hay una relación entre el color de la piel y el de los dientes. Cuanto más oscura sea la piel, más blancos se verán los dientes.
  • Edad. Los dientes se van volviendo más amarillentos con el paso del tiempo. Esto se produce por el desgaste que sufre el esmalte dental con el uso. Teniendo unos buenos hábitos y visitando al dentista regularmente puedes alargar su color blanco más tiempo.
  • Malos hábitos de higiene dental. Si no sigues las pautas de higiene bucodental seguramente acabarás con los dientes amarillos. Cepillarte los dientes después de cada comida, usar hilo dental o cepillos interdentales para eliminar los restos de comida entre los dientes y un buen colutorio es fundamental para mantener los dientes blancos y sanos.
  • Hábitos de consumo. Hay comidas, bebidas y, por supuesto, el tabaco que manchan los dientes y los vuelven amarillos. Por ejemplo, las salsas como el kétchup, la mostaza o el curry tienen gran capacidad para teñir el esmalte dental. El café, el vino tinto o el té tienen colores fuertes y tienden a pegarse a los dientes, igual que las bebidas azucaradas. Y el tabaco, además de las consecuencias negativas para nuestra salud, es nocivo para nuestra boca. Si la causa de tus dientes amarillos proviene de los hábitos de consumo se puede limitar o evitar, además de mantener una buena higiene dental y acudir al dentista para limpiarlos o hacerte un blanqueamiento dental.
  • Ortodoncias con brackets. Los brackets dificultan la correcta higiene bucal y se acumula sarro y calcificaciones en los dientes. Por ello, tras una ortodoncia es importante hacer una limpieza dental profesional y si están muy amarillos un blanqueamiento dental.
  • Medicamentos. Sobre todo las tetraciclinas (un tipo de antibiótico que se usa para tratar las infecciones causadas por bacterias). En algunos casos blanquear los dientes amarillos por tetraciclinas es complicado y la solución pasa por colocar carillas dentales.

Dientes amarillos y el blanqueamiento dental

dientes amarillos blanqueamiento dental

En todos estos casos, excepto en el último, el blanqueamiento dental es el procedimiento más común para conseguir unos dientes más blancos.

Debe realizarse por un especialista para que el tratamiento sea más completo, efectivo y con todas las garantías. Además, será el odontólogo quien nos aconseje cuál es la mejor técnica a seguir después de realizar un diagnóstico previo.

Tener unos dientes blancos transmite una sensación de salud e higiene. Pero cuidado, la elección incorrecta de un cepillo dental, o la técnica de cepillado, el uso de un agente blanqueador no recomendado por tu dentista puede debilitar el esmalte y dejar la dentina más expuesta y hacer que los dientes tiendan a oscurecerse.

Por ello, los tratamientos de blanqueamiento dental deben hacerse bajo supervisión y prescripción médica.