¿Por qué se mueven mis dientes?

¿Por qué se mueven mis dientes? Portada

¿Por qué se mueven mis dientes? Los dientes no están soldados al hueso, ni anclados a la mandíbula con cemento.

Aunque suelen permanecer fijos y en su lugar por el ligamento periodontal, la sujeción no es tan firme como suele pensarse. Pero eso no significa que el movimiento de los dientes sea algo normal.

Si notas que los dientes se mueven como cuando eras pequeño y tenías los dientes de leche es que existe un problema.

Así que lo primero que debes hacer, además de evitar tocarlo y volverlo más inestable, es acudir al dentista. Cuanto antes acudas más margen de maniobra tendrá para poder tratarlo y no perder ese diente.

¿Por qué se mueven mis dientes? Varios motivos

¿Por qué se mueven mis dientes? Motivos

Existen varios motivos por los que se mueven los dientes:

  • Periodontitis o piorrea. Es la principal causa de que se muevan los dientes. Es una enfermedad infecciosa que ataca los tejidos de soporte del diente, destruyéndolos poco a poco. Su primera fase es la gingivitis, una inflamación de las encías que suele ir acompañada de sangrado en el cepillado. Si no se ataja a tiempo, acudiendo al especialista y con una buena higiene dental, deriva en periodontitis y puede terminar con la caída del diente.
  • Traumatismo. Un golpe fuerte en la zona puede provocar diversas lesiones en la boca. Desde la fractura total del diente a un astillado o su movimiento. Por eso si has sufrido un traumatismo hay que acudir al odontólogo para que estudie la lesión y decida el mejor tratamiento para evitar el dolor y la pérdida del diente.
  • Infecciones por caries. La caries es uno de los grandes enemigos de los dientes. Es un proceso infeccioso que va socavando la estructura interna dental. Por eso hacemos tanto hincapié en la importancia de las revisiones. Detectar una caries a tiempo evita que la infección llegue a la pulpa y los daños sean irreversibles, lo que significaría extraer el diente si no se ha caído por si mismo.
  • Ortodoncia. La ortodoncia propicia una mayor movilidad de los dientes. En estos casos no hay que preocuparse tanto porque estamos bajo la supervisión del odontólogo. Eso sí, hay que decírselo para que tenga constancia.
  • Edad. Con el paso del tiempo los dientes se van descolocando y pierden fijación. Y se mueven. Para evitarlo es importante visitar al especialista para que supervise la correcta posición de los dientes, ya que eso evitará que se empiecen a mover.
  • Malos hábitos. Utilizar los dientes como tijeras o de sacacorchos pueden dañar las piezas dentales, produciendo desgastes, fracturas y el movimiento de los dientes.
  • Bruxismo. Si tienes la costumbre de apretar las mandíbulas constantemente con fuerza acude al dentista. El bruxismo puede ser tratado con férulas y así evitas el desgaste de los dientes e incluso, en casos extremos, su movimiento y la pérdida dental.

Las revisiones periódicas con el odontólogo ayudarán a detectar el problema a tiempo y a poner el tratamiento más adecuado para prevenir y frenar los problemas de movilidad dental patológica. Además, es fundamental mantener una buena higiene bucal para prevenir enfermedades y dolencias.