El verano, una estación en la que somos más felices

somos más felices portada

¡¡Llega el verano, las vacaciones y sin quererlo nos sale una sonrisa!! ¡¡El sol nos alegra la vida!! Y es que existen conexiones entre cuerpo, cerebro y verano que demuestran que es la época del año donde somos más felices y más sonreímos.

Los hábitos cambian y nuestras buenas costumbres también. Esta se traduce en buena salud y un estado de bienestar indudablemente mejor que en otras estaciones del año.

En vacaciones, se producen una gran cantidad de endorfinas, donde sonreímos más y somos más felices. Ya que es una época de vivencias, de quedadas con los amigos, de viajar… al fin y al cabo de reír y no parar de sonreír.

Dentro de este contexto, hemos de saber cuáles son los principales peligros para nuestros dientes y las consecuencias de un verano sin la adecuada higiene bucodental.

El calor y el buen tiempo invitan a tomar un mayor número de bebidas azucaradas, bebidas alcohólicas e, incluso, a fumar más. Si no respetamos y cuidamos diariamente nuestra dentadura, el verano nos puede pasar una buena factura.

Y esa factura se transforma irremediablemente en un incremento de la placa bacteriana, problemas de gingivitis, lesiones e inflamaciones en las encías y, sobre todo, las temidas caries.

¿Qué debemos y podemos hacer para evitarlo?  

1.- Seguir cepillando nuestros dientes al menos tres veces al día (aunque lo ideal es hacerlo cada vez que comemos).

2.-Además del cepillado, debemos utilizar el cepillo interdental y la seda dental para conseguir sacar los restos de comida que se quedan entre las piezas. Muchas veces olvidamos que entre los dientes también se queda comida y hay que saber limpiarla.

3.-Utilizar un enjuague bucal con flúor. Son necesarios tanto para los niños como para los adultos.

4.-Hidratarse correctamente. Beber mucha agua a lo largo del día. La falta de una hidratación adecuada (se recomiendan dos litros diarios de agua) puede implicar un aumento de la placa bacteriana e incluso problemas de inflamación de encías así como de creación de caries (azúcar).

5.-Evitar en la medida de lo posible la ingesta de bebidas carbonatadas, ácidas, azucaradas y alcohólicas sin olvidar limpiar los dientes correctamente tras su ingesta.

Alimentación veraniega, la más saludable y con ella somos más felices

somos más felices alimentación

Como consecuencia de todos los cambios, en verano, el organismo debe hidratarse continuamente y necesita comidas más ligeras. En esta época del año, la naturaleza nos brinda con alimentos estacionales ligeros y refrescantes que cumplen con las exigencias del organismo.

Frutas como el kiwi, el melón o la sandía son los alimentos más recomendables para cuidar de tu salud bucodental en verano, mientras que se desaconseja la ingesta continuada de helados y refrescos, pues favorecen la hipersensibilidad dental. Algunos de los alimentos más beneficiosos para la salud bucodental son los siguientes:

  • Las frutas son una excelente fuente de vitaminas y minerales imprescindibles para mantener la salud de dientes y encías. Disfrutar de frutas como el kiwi ayudan a mantener unas encías saludables.
  • Mariscos y pescados como la sardina, contienen flúor, que ayuda a prevenir las caries.
  • Las ensaladas son el plato estival por excelencia. La mezcla de verduras son otra fuente excelente de micronutrientes.
  • Pese a que su consumo es muy común durante el año, los lácteos también se ingieren en verano ya que los quesos y los yogures son alimentos muy ligeros.
  • El calor impone estar continuamente hidratados. Se recomienda beber 2 litros de agua, cantidad que aumenta cuando suben las temperaturas.

En verano somos más felices y más presumidos

Además, en verano vamos más destapados y se nos notan más los pequeños defectos físicos (grasas, celulitis, flacidez…) y eso provoca que hagamos más ejercicio.

Salir a correr, nadar en la piscina, el partidito con los colegas o pasar unas horas en el gimnasio, son prácticas habituales en esta estación del año. Hacer deporte y comer de forma saludable, ayuda a nuestro sistema inmunológico a estar más fuertes.

Por estas razones y muchas más, sabemos a ciencia cierta que el verano es una de las estaciones en las que somos más felices y que más sonrisas generamos.

¡¡Disfruta del verano y sobre todo sonríe!!