Salud dental durante el embarazo

Cuidado y salud dental durante el embarazo 

El embarazo produce muchos cambios en el cuerpo de la mujer y también afecta a la salud bucodental. Por eso es importante consultar con un dentista y realizarse un chequeo para comprobar qué todo está bien y asesorarte sobre que pasos hay que dar para reducir problemas dentales. Recuerda que cualquier problema dental durante el embarazo no solo te afecta a ti, si no que también podría afectar al bebé en el futuro.

¿Qué problemas bucodentales pueden aparecer durante el embarazo?

  • La padecen aproximadamente el 70% de las mujeres embarazadas. El aumento de los niveles hormonales genera cambios en la reacción del cuerpo ante la placa dental. Si no hay una buena higiene la placa se acumula en los dientes e irrita la encía, que se inflama y sangra con facilidad. Además se vuelven más delicadas y frágiles.
  • Los vómitos, las náuseas que aparecen durante el embarazo, son muy perjudiciales para las piezas dentales. El ácido que se produce daña el esmalte de los dientes y estos se vuelven más propensos a la formación de caries y a la erosión. Lo mismo ocurre con los cambios en la composición de la saliva o el incremento del consumo de azúcar, que pueden causar trastornos en las encías y caries.
  • Granuloma del embarazo. Es una lesión en forma de bolita en la encía que sangra fácilmente si se manipula. Suele localizarse en una zona con gengivitis y tiende a desaparecer por si sola tras el embarazo.
  • Xerostomía o Síndrome de la boca seca. Los cambios hormonales provocan sequedad en la boca.

Cuidar la salud dental durante el embarazo es fundamental, ya que las enfermedades periodontales están relacionadas con un mayor riesgo de nacimientos prematuros o que el bebé nazca con bajo peso. Por ello se recomienda visitar periódicamente al dentista para prevenir y detectar posibles alteraciones. Y si es necesario hacer algún tratamiento, este debe hacerse entre el cuarto y sexto mes.

E igual de importante es acudir a tu odontólogo después del parto, para que realice una revisión y remedie cualquier anomalía que haya aparecido durante la gestación. Sobre todo para prevenir caries, ya que la madre es la principal fuente de contagio de caries a sus hijos. Gestos tan naturales como probar la comida con la misma cuchara o chupar el chupete o el biberón para limpiarlos puede transmitir las bacterias de madre a bebé.

La visita regular al dentista es uno de los aspectos que deben cuidar las mujeres embarazadas. Pero además es conveniente mantener los dientes limpios, principalmente en el borde de la encía. Hay que cepillarlos después de cada comida, con un cepillo de cerdas finas para no irritar las encías y un dentífrico adecuado y utilizando hilo dental ya que eso ayuda a disminuir el sangrado de encías y prevenir la gingivitis.

También hay que llevar una dieta equilibrada y sana, tanto para la salud de la madre como para la del bebé. Hay que consumir alimentos sanos como frutas, vegetales y lácteos que son buenos para los dientes de ambos, gracias a las vitaminas A y D y los minerales como el calcio y fósforo que aportan. Además evita el consumo de azúcar en la medida de los posible, ya que así evitas que la placa dental sea más agresiva y produzca ácidos que ataquen el esmalte y provoquen caries.